Páginas vistas en total

domingo, 23 de noviembre de 2014

LA IGNORANCIA Y LA CORRUPCIÓN VAN DE LA MANO...

Les invito a los lectores que mientras leen este escrito, hagan volar su imaginación y trasladen los acontecimientos que vivimos en nuestro país, con las vivencias de un pueblo que cambio el paradigma de la ignorancia por el de la cultura.

Finlandia no tiene muchos recursos naturales. El himno nacional dice: ...somos un país pobre, que no tiene oro. El recurso que tenemos es nuestro pueblo. Así, invertimos en nuestro pueblo. Toda persona tiene que recibir formación y educación para ir tan lejos como su capacidad lo permita.

Si un país busca inspiración para enfrentar dos de sus principales problemas (educación y corrupción), difícilmente se podría dejar de visitar un lugar más apropiado que Finlandia.La presidenta finlandesa, Tarja Halonen, adelanta algunas palabras-clave: “fuerte inversión en educación” (6% del PIB en Finlandia, sin contar investigación); transparencia en el gobierno; y fidelidad partidaria; es muy importante tener el coraje de reservar los recursos para la educación básica", resalta ella.

Un pueblo educado sabrá elegir a dirigentes honestos y competentes. Estos elegirán los mejores asesores. Un pueblo inteligente y educado no permite corruptos ni incompetentes. Un pueblo ignorante desperdicia sus recursos y se empobrece. Un pueblo ignorante vive de ilusiones. Un pueblo educado sabe muy bien diferenciar un discurso serio de una disertación demagógica. Un pueblo educado prospera también en condiciones adversas.

Finlandia posee una economía altamente industrializada, con producción “per cápita” mayor que la del Reino Unido, Francia, Alemania e Italia. Un pueblo ignorante es terreno abonado para la demagogia.El patrón de vida finlandés es elevado. El sector clave de su economía es la industria - principalmente maderera, metalúrgica, ingeniería, telecomunicaciones (se destaca Nokia) y productos electrónicos. El comercio exterior es importante, representando cerca del 1/3 del PBI. Con excepción de la madera y de varios minerales, Finlandia depende de importaciones de materias primas, energía, y algunos componentes de bienes manufacturados.

El pensamiento de su Presidenta difiere bastante con el de nuestras autoridades actuales, cuanto más ignorante sea el pueblo… más van a perdurar ellos y más enriquecimientos ilícitos habrá. La corrupción siempre estará presente porque es el negocio de los sinvergüenzas.

Pero, en cambio, en nuestro país decimos que en Finlandia hace mucho frío y oscurece antes, y que aquí preferimos el tapeo y las movidas nocturnas. Claro está, así nos va, la España de la pandereta y ferias. Amigos míos que tuvieron la oportunidad de unas becas Erasmus, decidieron quedarse allí, y aunque echen de menos la familia y el clima, se sienten orgullosos del conocimiento que han aprendido en esos años, que no cambiarían por nada del mundo.

El Consejo de Europa ha tomado nota de dos de los temas que más alteran a la opinión pública española: “El aumento de casos de corrupción política que están causando verdaderos estragos en la credibilidad de las instituciones, y la gestión de algunas regiones y gobiernos locales en relación con prácticas irracionales de gasto”. En esas prácticas incluyen “la construcción de faraónicos proyectos o el pago de enormes salarios a algunos políticos locales y regionales, entre otros dispendios”(leamos Gurtel, Púnica, Viajes, dietas, etc.)

Por eso quiero hablar hoy de cultura, y que no es otra cosa que aquellas expresiones, que el hombre ha ido incorporando a la naturaleza. A la tierra como un todo. Nuestros pensamientos, nuestra arte, la arquitectura, la literatura, la historia, la investigación, el cine, el teatro en fin, toda creación humana, es cultura. Se dice que cultura, es todo aquello que un hombre necesita saber, para poder actuar de manera correcta, dentro de un grupo social. Por lo mismo, a veces, cuando vamos a otros países, podemos cometer ciertos errores de procedimiento. Ya que nosotros, no compartimos los mismos códigos culturales. Y no hablamos aquí de la cultura del entretenimiento, sino de aquella que nos lanza hacia la creación, hacia la libertad, hacia lo generosidad y el compromiso.

Hemos llegado a un punto de saturación tal que considero que es necesario re-humanizar la cultura y, más concretamente, las actividades culturales. Soy consciente de que no es una labor fácil y que la tecnificación sigue su curso, pero también percibo por mis propios ojos que la cultura mediterránea, la cultura latina, sigue valorando los espacios abiertos y la calidez de las relaciones humanas, por lo que todavía existe la esperanza de que esta tendencia sea reversible. Su acercamiento nos haría más felices y más crítico con la realidad, en definitiva, más humanos.

A nosotros sí que nos gustaría subrayar la importancia de la cultura más que nunca en tiempos de crisis, la cultura nos enriquece como personas, nos hace crecer, nos abre la mente y nos da la oportunidad de conocer muy distintos puntos de vista, diversos rincones del planeta, cada uno de ellos con su idiosincrasia particular, consiguiendo así replantearnos las “verdades absolutas”, cuestionar los status quo, y que nos llena de argumentos con los que poder rebatir o aplaudir determinadas actuaciones.

Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: «¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!». Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

Al final, con que carta nos quedamos, ¿con la ignorancia, la corrupción, o con la cultura? En nuestras manos está el destino de nuestro país.

jueves, 16 de octubre de 2014

TENEMOS MIEDO...

Tenemos miedo, pero el miedo los provocan otros para que permanezcamos ocupados, y olvidemos otros graves problemas. Ayer escuchaba un video de Miquel Figueroa sobre el Ebola, y ciertamente entendí muchas cosas que siempre me han preocupado, pero que mi pequeña voz y protesta poco podía hacer.
¿Qué hay detrás de todo esto? ¿Cómo vive estas situaciones la industria farmacéutica? ¿Qué piensan las grandes multinacionales? ¿Con que presupuesto se nutre la OMS? El 28% es contribución de los países, y el resto por empresas multinacionales que mueven el mundo: Bill Gates, Coca-Cola, Nestle, etc.? ¿Y por qué estas empresas ayudan, esperan algo a cambio? La industria farmacéutica perdería sus patentes si se buscan otras soluciones más económicas. ¿Por qué no aceptar que existen otros caminos para solucionar los problemas de la humanidad? ¿Cómo se puede tener la patente del virus del Ebola los Estados Unidos? ¿Qué hay detrás de todo eso? Si, manipulación y poder que son las armas de estos países que han expoliado todo lo que encuentran a su paso: los mares con las perforaciones petrolíferas, las industrias aunque nos intoxiquen de sustancias cancerígenas, la energía nuclear radiando sustancias mortíferas en nuestro entorno, los ríos contaminados de residuos industriales, etc., y un largo etcétera del que prefiero no seguir hablando porque me retuercen las tripas…
No dejo de pensar los millones de muertes que pueden ser evitadas en estos países que les estamos dando la espalda, y en estos momentos estoy pensando en África. Nuestra forma de vivir y pensar nos impide entender lo que es el hambre, la lepra, el dengue, el sida, las fiebres hemorrágicas, la tuberculosis, etc.. y como no el hambre y el desarrollo para que estos países abandonados, dependan de sí mismo.
¿Podremos seguir durmiendo, sabiendo que esto está destruyendo la humanidad?

Aquí os dejo la dirección de un video, que al menos creo que se debería visionar con objetividad, para saber algo que siempre se nos oculta, por las razones que sean. Sabemos que digamos lo que digamos, el poder siempre tIene la razón, aunque vaya en contra de sus propios principios. https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=622421091208064&id=100003205354412&_rdr

miércoles, 17 de septiembre de 2014

LA BORRACHERA DEL PODER, LOS LLEVARÁ A LA TUMBA...

Leyendo hace unos días una reseña de la revista Foreign Affairs sobre el libro de Owen (político y médico británico que escribía en 2008): “En muchos jefes de Estado, la experiencia del poder les provoca cambios psicológicos que los conducen a la grandiosidad, al narcicismo y al comportamiento irresponsable. Líderes que sufren de este síndrome hubris(arrogancia, enfermos del poder) ‘político’ creen que son capaces de grandes obras, que de ellos se espera grandes hechos, y creen saberlo todo y en todas las circunstancias, y operan más allá de los límites de la moral ordinaria”.
Cuantos temblores estamos notando en nuestros políticos, algunos con ciertas prisas preparando las maletas, otros quitando todo rastro de corrupción, no vaya ser que busquen las incongruencias de sus decisiones y de sus bolsillos. Algunos lloraran  porque les quitarán las placas de tantas inauguraciones y tanta borrachera de adulaciones. Se acabaran las  ”paellas” recoge votos. Empezarán adelgazar, pues las suculentas comidas pagadas por los ciudadanos se acabarán, no necesitaran hacer una dieta, la vida se la impondrá. Los miedos los acorralan, porque saben que antes o después serán expulsados por los mismos que los encumbraron en el poder… Así es la vida, la historia no perdona, pagaran por esa verborrea pagana e inmoral que durante tantos años han cultivado, y como dice la frase bíblica habrá lloro, que es el resultado del dolor indescriptible por los remordimientos del deber no cumplido.
Sabemos además, que durante este tiempo de poder, lo que buscaban era tener una jubilación asegurada, y claro está, a costa de los ciudadanos, y que estos, no tienen ni para dar de comer a sus hijos… A ellos no les interesa las preocupaciones de su pueblo, solo la fachada para que siempre hablen bien de ellos.
El diagnóstico de estos políticos o enfermos del poder, están el uso del poder para autoglorificarse, pérdida de contacto con la realidad, preocupación exagerada por su imagen y la creencia de que solo Dios o la historia puede juzgarlos; pero el remedio lo conocen aunque escasea en el país: la humildad.
Espero y ansío que esto cambie, que los ciudadanos tomen conciencia del camino que hay que recorrer. Sigo teniendo la esperanza de que existe “gente buena” y que tirarán del carro con las manos limpias…

martes, 22 de julio de 2014

ESTA MALDITA CASTA...

Curiosamente el mundo está envuelto en tanta “mierda”, que hasta los políticos se encierran en su caparazón para no tener que definirse ante acontecimientos que hacen estremecer la humanidad.
Así tenemos dos ejemplos muy claros y cercanos a nuestro mundo local. Por una parte, el Alcalde de Torremolinos del Partido Popular, dice abiertamente “que los discapacitados son un estorbo” (busquen el video que censuraron pululando por Youtube); se me cae la cara de vergüenza de tener estos políticos dirigiendo nuestros pueblos, que son nuestros, no de ellos.

Y no más cercano, su compañero de partido el Alcalde y Diputado Joaquin Vilanova y su grupo de gobierno (que son de la misma “casta”), que no son capaces de condenar el genocidio que se está cometiendo en la franja de Gaza, presentado por  todos los partidos políticos a excepción, claro está, del PP para que fuera condenado, pero no se atrevieron; donde el 20% de las muertes son  niños, que solamente se dedicaban a jugar en las playas. Esto estremece a cualquiera que tenga sentimientos y algo de ternura. Ellos no la conocen, porque no quieren salir de su poltrona del poder; pero deben saber, que ellos están provocando una guerra en nuestro país, y que lo pagarán muy caro. Antes o después dejarán el poder, ya sea porque pierdan las elecciones, o porque el pueblo se subleve ante tanta barbarie, y ellos serán los ÚNICOS RESPONSABLES de esta situación, ya no habrá excusa que valga, tendrán que apechugar con las consecuencias, y la historia los juzgará como los que hundieron al país. Igualmente hacen con nuestros niños que les falta lo necesario para comer y no se atreven abrir comedores para ellos, aunque se gasten en fiestas el dinero de los contribuyentes.
Ellos debían estar preocupados por las nuevas fuerzas políticas que nacen del pueblo. Les atacan por todos los lados, pero les están haciendo un bien inimaginable a Podemos, pues muchos que podrían tener dudas, se están definiendo por esa ruta nueva. Muchos dirán “que más vale malo conocido que bueno por conocer”, pero en este caso no sirve este refrán; esta país necesita aire fresco, y dejar a un lado a toda esta casta de rancios y esperpentos que dirigen nuestro país. Dejar paso a esa juventud a la que la hemos condenado al paro, al desahucio, al huir de nuestro país, a la desilusión, etc.. Ellos no se merecen este castigo. Podrán equivocarse esta nueva oleada, pero lo que si es cierto, que los que nos han engañado han hecho tanto daño, que ya no hay excusa para mantenerlos en el poder. Los ricos y poderosos, siguen siendo más ricos y poderosos a costa de la clase humilde y sencilla que solo sabe del trabajo de cada día, del dolor y sufrimiento compartido con sus familias.


No sé si todavía están a tiempo para rectificar, pero si para hacer un examen de conciencia y no creerse en la posesión de la verdad. No saben amigos lectores que muchas de las armas que se están utilizado en las guerras actuales son de fabricación española (¿se acuerdan de las bombas de racimos?), y digo esto porque la experiencia en los Campos de Refugiados me lo ha demostrado. Decimos que queremos la paz pero fabricamos las armas y las vendemos al mejor postor. Creo que es más importante morir que matar…

domingo, 20 de abril de 2014

LA MEDIOCRIDAD ES NUESTRA MARCA ESPAÑA…

La mediocridad es el olvidarse de crecer. El conformismo de lo que está. ¡Es la muerte en vida! Si no aspiramos a crecer, a cultivarnos, a aprender cada día algo nuevo, a enseñar nuestras pocas sabidurías, a investigar lo desconocido, a escalar en las alturas inalcanzables.....¿para qué vivir?. Muchas más cosas serían posibles si dejáramos de ser cautivos del miedo. Hay que aprender el arte de navegar por la vida.

La mediocridad es un estado en que se pierden las ganas y el amor a lo que se hace, es dejar de poner todo nuestro esfuerzo para culminar nuestras actividades; ser mediocre es perder la capacidad de pensar y de utilizar nuestras capacidades y actitudes. Qué fácil es hablar de lo que no se sabe usando los gritos y la prepotencia, así vemos muchas veces a nuestros políticos cercanos: hablan de pintura como si hubieran estado toda la vida estudiando en Bellas Artes; hablan de historia como si la hubieran estudiado y nunca han investigado; hablan del medio ambiente, y no son capaces de entrar en la racionalización del medio; hablan de arqueología y no saben distinguir una pieza de barro de otra; hablan de religión y de cofradías y no son creyentes; hablan y  hablan bla, bla, bla y no dicen nada, porque el vacío que les llena les impiden avanzar, pero se sienten dioses. Se les olvidó que la humildad es la que te hace crecer en bondad, en solidaridad,…

Así recuerdo aquel artículo de Alex Rovira “Fértil humildad”, donde nos dice que “La humildad nos habla de liberarnos de lo accesorio para poder desarrollar lo esencial. Nos invita también a darnos cuenta de que son precisamente nuestras limitaciones las que nos hacen humanos y que, gracias a ellas, podemos tomar conciencia de lo que nos queda por hacer y por crecer. Por ese motivo, la expresión sincera de la humildad no es signo de ingenuidad o debilidad, más bien todo lo contrario, lo es de lucidez y de fuerza interior. Lejos de ser frágil, la humildad nos muestra la grandeza de la persona que la manifiesta, precisamente porque nace del sentimiento de la propia insuficiencia: siempre hay algo o alguien de quién aprender, siempre es posible hacer las cosas mejor, siempre uno puede cuestionarse el valor y sentido de lo que está haciendo en su vida personal y profesional, y desde allí enfrentar nuevos retos, desarrollar nuevas habilidades, aprender nuevas lecciones o construir nuevos puentes.”

Ser mediocre es seguir una rutina y no optar por el cambio, por la innovación, por el riesgo, es seguir una línea que nos lleva al fracaso y no al éxito porque las personas mediocres no les importa el lugar solo les importa seguir adelante, la mediocridad intelectual es ser rutinario, para el hombre rutinario el cambio, lo nuevo, lo experimental es algo atrevido ya que no está capacitado para salir de su molde, está diseñado para producir siempre lo mismo, el hombre rutinario no quiere escapar de su rutina y de sus errores, para el todo lo que hace está perfecto. Este tipo de personas que no poseen la capacidad de cambio no tienen un futuro prometedor, ya que no son competentes en ningún lugar a donde lleguen.

El verdadero hombre mediocre, la cabeza es un simple adorno del cuerpo, es decir, que ha perdido la capacidad de pensar y de tomar sus propias decisiones, ha perdido su motivación y deseo de mejorar y ser útiles a la sociedad son unos cuerpos sin alma, ser mediocre intelectualmente es actuar siempre con un sentido común y no utilizando la capacidad de pensar, el mediocre no se atreve a mirar más allá de sus narices, no se atreve a salir de su propia jaula, se vuelve un ser inerte. Solo desean aplausos e inauguraciones, y rodearse de aduladores, que por lo general se venden por un plato de lentejas…

El triunfo de los mediocres de ANTONIO FRAGUAS DE PABLOS (FORGES):
  
“Quienes me conocen saben de mis credos e idearios. Por encima de éstos, creo que ha llegado la hora de ser sincero. Es, de todo punto, necesario hacer un profundo y sincero ejercicio de autocrítica, tomando, sin que sirva de precedente, la seriedad por bandera.
Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo.
Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes, con una huelga general, o echándonos a la calle para protestar los unos contra los otros. 
Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel. Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre. Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente.
Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan, alguien cuya carrera política o profesional desconocemos por completo, si es que la hay. Tan solo porque son de los nuestros. 
Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado  natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre, reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia. 

- Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura.
 

- Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un solo presidente que hablara inglés o tuviera unos mínimos conocimientos sobre política internacional. 

- Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir, incluso, a las asociaciones de víctimas del terrorismo.

- Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo tres veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado. 

- Mediocre es un país que tiene dos universidades entre las 10 más antiguas de Europa, pero, sin embargo, no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.

- Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro, que sin embargo, encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas”.

- Mediocre es un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada –cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada. 

- Mediocre es un país en cuyas instituciones públicas se encuentran dirigentes políticos que, en un 48 % de los casos, jamás ejercieron sus respectivas profesiones, pero que encontraron en la Política el más relevante modo de vida. 

- Es mediocre un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza. 

- Mediocre es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad. 

- Es Mediocre un país, a qué negarlo, que, para lucir sin complejos su enseña nacional, necesita la motivación de algún éxito deportivo.”


lunes, 14 de abril de 2014

¿QUE EDAD TENGO…?

En los albores del atardecer de la vida, sólo me queda abrir el alma, y ahí vá:
Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades. No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados. Desprecio a los oportunistas y a las personas mezquinas. No tolero a los envidiosos que tratan de desacreditar a los  más capaces para apropiarse de sus lugares, talentos y logros. Ya no tengo tiempo para proyectos megalomaníacos. No participaré en conferencias que establecen reglas engañosas para erradicar la miseria en el mundo.

No quiero que me inviten a reuniones donde se pretende solucionar los problemas del milenio. Ya no tengo tiempo para reuniones interminables donde se discuten: estatutos, normas, procedimientos y políticas, sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo para soportar el egoísmo de personas que, a pesar de su edad cronológica, son unos inmaduros. No quiero ver las agujas del reloj  avanzando en reuniones de "confrontación", donde solo “ponemos sobre la mesa” las opiniones  egoístas.

Recuerdo ahora a  Mário de Andrade, que afirmó: “Las personas no discuten los contenidos, sólo sus títulos". Mi tiempo es escaso como  para discutir títulos; quiero la esencia. Mi alma tiene prisa; quiero vivir al lado de gente humana, muy humana; que sepa reír de sus errores, que no se envanezca con sus triunfos, que no se considere electa antes de tiempo, que no huya de sus responsabilidades, que defienda la dignidad de los marginados y que desee tan sólo andar al lado de Dios, si existe.

Caminar junto a cosas y personas de verdad. Disfrutar de un afecto absolutamente sin fraudes, nunca será una pérdida de tiempo. Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena. Quiero rodearme de gente que sepa tocar el corazón de las personas. Gente a quien los golpes duros de la vida, les enseñó  a crecer con toques suaves en el alma. Si…. Tengo prisa por vivir con la intensidad que solo la madurez puede dar. Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz conmigo mismo por el deber cumplido. Ojala pueda ser así…

Aquí dejo un poema de José Saramago:

¿Qué cuántos años tengo?
¡Qué importa eso!
¡Tengo la edad que quiero y siento!
La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso.
Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso o lo desconocido...
Pues tengo la experiencia de los años vividos y la fuerza de la convicción de mis deseos.
¡Qué importa cuántos años tengo!
¡No quiero pensar en ello!
Pues unos dicen que ya soy viejo
otros “que estoy en el apogeo”.
Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice, sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte.
Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso, para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos, rectificar caminos y atesorar éxitos.

Ahora no tienen por qué decir:
¡Estás muy joven, no lo lograrás!...
¡Estás muy viejo, ya no podrás!...
Tengo la edad en que las cosas se miran con calma, pero con el interés de seguir creciendo.
Tengo los años en que los sueños,
se empiezan a acariciar con los dedos,
las ilusiones se convierten en esperanza.

Tengo los años en que el amor:
a veces es una loca llamarada,
ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada y otras... un remanso de paz, como el atardecer en la playa.
¿Qué cuántos años tengo?
No necesito marcarlos con un número,
pues mis anhelos alcanzados,
mis triunfos obtenidos,
las lágrimas que por el camino derrame al ver mis ilusiones truncadas...

¡Valen mucho más que eso!
¡Qué importa si cumplo cincuenta, sesenta o más!
Pues lo que importa: ¡es la edad que siento!
Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos.

Para seguir sin temor por el sendero,
pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos ¿Qué cuántos años tengo?
¡Eso! ...¿A quién le importa?
Tengo los años necesarios para perder ya el miedo y hacer lo que quiero y siento!

Que importa cuántos años tengo.
o cuantos espero, si con los años que tengo.

¡aprendí a querer lo necesario y a tomar, sólo lo bueno!

domingo, 26 de enero de 2014

EN LA CALLE ES MÁS LEGITIMA LA DEMOCRACIA, QUE LA ALCANZADA POR LAS PAPELETAS EN LAS URNAS….

Cuando la propiedad se acumula en unas pocas manos, acaba por serles arrebatada. Y el hecho que siempre acompaña: cuando hay una mayoría que tiene hambre y frío, tomará por la fuerza lo que necesita. Y el pequeño hecho evidente que se repite a lo largo de la historia: el único resultado de la represión es el fortalecimiento y la unión de los reprimidos. El pueblo no tiene miedo, porque también se lo han robado, por eso vemos la calles manifestaciones por el descontento y por la miseria. Así tenemos, el Gomonal en Burgos (sinónimo de resistencia), las huelgas de basuras en Alicante, los preferentitas de Bankia, etc.

Nos han robado hasta la democracia. No voy a entrar en el enfrentamiento que hizo Montesquieu y Rousseau sobre la democracia, pero para éste último decía que “era imposible la democracia en una sociedad donde unos pocos tuvieran demasiado y muchos carecieran de todo”.

Por eso, hemos llegado por las evidentes injusticias y el abandono de los derechos sociales a poder afirmar que las llamadas democracias representativas son una farsa que es necesario desmontar. Pero el sistema actual se blinda para seguir manteniendo la farsa, es mucho más rentable para poder mantenerse en el poder. De ahí, que no se aprueben jamás leyes que obliguen a los gobernantes a cumplir las promesas que un día presentaron para ser elegidos. Y de aquí nos viene que son los mercados (que no tienen derecho al voto) los que nos exigen tomar medidas tan drásticas y marcarnos el camino. Pero, ¿en donde están los delincuentes que han robado los derechos y las oportunidades del pueblo?. ¿En manos de quienes están el dinero del rescate bancario? ¿Por qué se unen los Ministros de Hacienda, Justicia, Interior y el Fiscal General para salvar a la Infanta? ¿No somos todos iguales ante la ley, o es también una farsa que hay que seguir manteniendo? ¿Y por qué no están en la cárcel  los corruptos y los incumplidores de programas?. Por eso creo que la verdadera democracia está en la calle y no en los políticos, pues en ellos no residen la legitimidad democrática (si la formal, la que obtienen con un grado de participación pobre en las urnas), pero no la moral, ya que ésta se encuentra en la calle, en el pueblo.

Recordemos que ha habido elecciones al Parlamento Europeo que no han conseguido, el algunos países, llegar a una participación del 20% del censo electoral. Es decir, los gobernantes se aúpan al poder con el apoyo de menos de uno de cada  cinco electores. ¿Es justo esta representación de nuestros políticos?.

Oír decir tan simplemente por el Presidente del Gobierno, de que debemos comprender que el Rey es una persona, que es un ser humano, y ¿que son el resto de los millones de españoles que viven en la miseria y en el umbral del hambre?. Así lo decía John Steinbeck: “Si tienes problemas o estás herido o necesitado… acude a la gente pobre. Son los únicos que te van a ayudar… los únicos”. “En donde haya una pelea para que los hambrientos puedan comer, allí estaré. Donde haya un policía pegándole a uno, allí estaré”. 

La necesidad más primaria del ser humano, como es el hambre, capaz de perturbar a cualquiera cuando aparece, es el motor de esta historia, las necesidades, la solidaridad, el amor o la honradez, son algunos de los adjetivos que deferían definir nuestra sociedad, pero nos hemos olvidado porque el corazón humano de los políticos se están secando… Me gustaría encontrar el corazón amigo…

miércoles, 8 de enero de 2014

EL GOBIERNO NO TIENE SENTIMIENTOS .... NI CORAZÓN

Con qué argumento  obligamos a sufrir a nuestros ciudadanos. Este Gobierno no entiende de sentimientos, de solidaridad, ha olvidado que somos seres humanos, que podemos pensar, reflexionar, dialogar, aceptar sugerencias. Pero no, estos politicos no matan con armas, sino que matan recortando con las armas del poder, de la ideología, haciendo daños a los más débiles, a los más pobres,  a los que menos tienen, a los que la vida le han roto el corazón.

¿Es que los deshauciados, los pensionistas, los preferentistas, los marginados, los niños de la calle, los emigrantes , etc., acaso no tienen corazón?. Que le pasa a esta sociedad que esta ahogando a los que sufren más. Tengo derecho a expresar mi indignación ante tanta destrucción. No hay peor ciego que aquel que no quiere ver. Esta enfermedad le esta llevando al Gobierno a hacer las mayores fechorias de la historia, con tal de mantenerse en el poder. Qué es lo que desea, ¿volver a épocas que nunca debieran existir? Lo que desean es ¿que se produzcan una rebelion social, una guerra civil?. El pueblo está dispuesto a formar un frente de resistencia ante tanta masacre de derechos, de dignidad, de libertades, de solidaridad, es la única arma que nos queda a los ciudadanos porque queremos que nuestros hijos encuentren un mundo donde puedan crecer sin odios, en concordia y en paz, y ellos se lo merecen.

Decía Alex Rovira (empresario, escritor , economista, conferenciante internacional y consultor español.), TANTA BUENA GENTE A PIE DE CALLE. Y TANTO IMBÉCIL REDOMADO, LERDO PROFESIONAL, NARCISISTA Y CORRUPTO EN EL PODER. ALGO NO CUADRA“.

Creo que vivo en otro país, estoy confundido, no es posible escuchar un Presidente triunfalista, mientras un pueblo se desangra. No es un político nada creíble... Estamos en un país podrido que huele muy mal, ¡en que manos hemos caído, que tropa tenemos...!

Carlos Castaneda (Peru, 1925), aunque no es su verdadero nombre, en su libro: “Las enseñanzas de Don Juan“, nos deja algo interesante para nuestra actualidad: “Todos los caminos son válidos. Pero debes tener siempre presente que un camino es solamente un camino, y si crees que no debes seguirlo, no has de permanecer en él bajo ningún pretexto. Tu decisión de mantenerte en él o de abandonarlo debe estar libre de miedo y de ambición. Y para tener esa claridad mental has de llevar una vida disciplinada. Solo entonces sabrás que cualquier camino es solamente un camino, y no te equivocarás al dejarlo si eso es lo que te dice tu corazón. Observa cada camino detallada y deliberadamente. Hazlo tantas veces como sea necesario. Entonces te debes formular una pregunta. Es una pregunta que solamente se plantea la gente mayor. Mi maestro me la enseñó cuando yo era muy joven y mi sangre demasiado vigorosa para que la pudiera entender. Ahora la entiendo. La pregunta es: ¿Ese camino tiene corazón?. Si lo tiene, el camino es bueno; si no, es inútil”.

Los caminos no llevan a ninguna parte, pero unos tienen corazón y los otros no. Unos otorgan un viaje agradable, y te haces uno con ellos. Los otros te confunden y te arruinan la vida. Unos te hacen fuerte, los otros te debilitan. Unos te ilusionan, otros te destrozan…
El problema es que nadie se plantea esta pregunta, y cuando finalmente el hombre se da cuenta de que ha seguido un camino sin corazón, el propio camino está a punto de devorarlo. En este punto muy pocos son capaces de parar a deliberar y abandonarlo.

Y esto es lo que está pasando a nuestros políticos, han elegido un camino sin corazón por creerse poseedores de la verdad, y por ese camino se va destruyendo todo lo que no concuerda con sus ideas, pero antes o después, ese camino le llevará a la perdición…


Qué importante es saber expresar, saber decir lo que uno siente, lo que uno necesita, lo que uno piensa, lo que uno quiere, lo que uno desea y busca desesperadamente. Espero encontrar la mano amiga.

lunes, 6 de enero de 2014

NO TE RINDAS ...

Después de unas fiestas que tienen más de paganas que de riqueza del alma, quiero dejar este poema atribuido a Mario Benedetti que es una llamada a la no resignación… A mí me está ayudando a vivir, si algún lector le ayuda me sentiré más humano.

No te rindas, aún estás a tiempo 
De alcanzar y comenzar de nuevo, 
Aceptar tus sombras, 
Enterrar tus miedos, 
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso, 
Continuar el viaje, 
Perseguir tus sueños, 
Destrabar el tiempo, 
Correr los escombros, 
Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas, 
Aunque el frío queme, 
Aunque el miedo muerda, 
Aunque el sol se esconda, 
Y se calle el viento, 
Aún hay fuego en tu alma 
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo 
Porque lo has querido y porque te quiero 
Porque existe el vino y el amor, es cierto. 
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas, 
Quitar los cerrojos, 
Abandonar las murallas que te protegieron, 
Vivir la vida y aceptar el reto, 
Recuperar la risa, 
Ensayar un canto, 
Bajar la guardia y extender las manos, 
Desplegar las alas 
E intentar de nuevo, 
Celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas, 
Aunque el frío queme, 
Aunque el miedo muerda, 
Aunque el sol se ponga y se calle el viento, 
Aún hay fuego en tu alma, 
Aún hay vida en tus sueños 
Porque cada día es un comienzo nuevo, 
Porque ésta es la hora y el mejor momento. 
Porque no estás solo, porque yo te quiero.


Un bello canto no solo a la esperanza, también una llamada a lo humano que palpita en nosotros.