Páginas vistas en total

miércoles, 26 de junio de 2013

LOS DÉSPOTAS Y CACIQUES CONTINÚAN EN NUESTRA ESPAÑA…

España se hizo demócrata sin demócratas e ingresó en la Unión Europea sin entrar en Europa, como los malos estudiantes que pasan por la Universidad sin que la Universidad pase por ellos, y por el camino que van los recortes, creo que ni podrán entrar con las decisiones sin argumentos que nos está dando el malogrado e ineficaz Ministro de Educación. Por eso el país sigue en manos de políticos prevaricadores, alcaldes feudales elegidos por el pueblo, caciques decimonónicos avalados por la democracia y toda una red, inmensa y asfixiante, de empresas e instituciones parasitarias donde se accede a dedo y no se exige más que fidelidad al benefactor (buen ejemplo tenemos en Alhaurin de la Torre). Mala Administración española, donde se imponen la dedocracia y los nombramientos políticos, sin que nadie asuma sus responsabilidades jamás ni tampoco se corrijan prácticas tan aberrantes.

Un ejemplo claro se ha vivido estos días en la feria de Alhaurin de la Torre, cuando el Alcalde Joaquín Villanova derribó con alevosía y nocturnidad la caseta de Feria construida con el 100% de materiales reciclables del Grupo de ELECTORES, incumpliendo así su propio Decreto de Alcaldía, porque no le gustaba. El pueblo pudo comprobar el despotismo y caciquismo de este Alcalde siguiendo su línea de que él tiene el poder y los demás son sus súbditos que tienen que agachar la cabeza y no decir ni “mu”. Se paseó por la feria con su séquito de “amigotes” y banda de música, me recordó inmediatamente la extraordinaria película de “Bienvenido Mr. Marshall” del gran director y guionista Garcia Berlanga. Y seguimos en los mismos derroteros en pleno siglo XXI.

Un Alcalde que en la propia caseta de su Partido Popular niega en plena feria la prohibición de entrada de los menores de 21 años; uno piensa, ¿Qué harán ahí dentro? Cuando la mayoría de edad es a los 18 años; me decía una madre con carnet de PP que no podía entrar con sus hijos en la caseta que presumiblemente paga con sus cuotas mensuales como afiliada. Piense usted lo que quiera que acertará.

Por eso traigo aquí las diferentes acepciones de la palabra déspota y cacique. Vean amigos lectores y saquen sus propias conclusiones:
1 Se aplica a la persona que abusa del poder político y gobierna de manera despótica, sin límites legales y, generalmente, de forma corrupta y cruel.
2 Se aplica a la persona que abusa de su superioridad, de su fuerza o de su poder en su relación con los demás.
3 Se aplica a la pasión o sentimiento que domina completamente el ánimo y la voluntad de una persona: amor tirano.

Como decía un amigo mío: “Uno ya está hecho a los sinsabores de la vida, a la estupidez humana y a los abusos de los “manda mucho” y asimilados”. En efecto, los regímenes cambian, las caras son otras, las “ideologías” dicen ser diferentes… pero es mentira, nada cambia, es un quítate tú que me pongo yo y darle una manita de pintura al “chiringuito político” para que parezca que algo ha cambiado. Así recuerdo aún nítidamente como con Franco te podías encontrar con alguien que te decía: “Usted no sabe con quién está hablando”, tras lo cual, te cagabas literalmente en los pantalones, pues si no tiraba de pistola, era fácil que te mandase a los grises y lo pagases y con creces.

Pero ahora, en los tiempos que corren, con más de 6.202.700 el número de desempleados y la tasa de paro en el 27,16%4,5, con 1,3 millones de hogares donde nadie trabaja, con unas amenazas serias de recortes en el bienestar social, de un nuevo recorte de las pensiones, de bajadas de sueldo a los funcionarios, de privatizaciones, de congelación de salarios, de supresión de ayudas y prestaciones…, pues claro, los ciudadanos se alborotan y empieza a llamar a las cosas por su nombre: al pan, pan y al vino, vino, al cabrón, cabrón, al hijo de puta, hijo de puta y al fascista (aunque se ponga la piel de socialdemócrata, progre o nacionalista), fascista.

Y claro, esto a los gerifaltes de turno, a los FASCISTAS, CACIQUES Y DÉSPOTAS, que nos gobiernan, pues no les gusta; algunos, más tolerantes, comprensivos y demócratas, lo capean como pueden, otros no.

Por eso, cuando menos se lo espere, el pueblo se levantará y luchará por todo aquello que le han “robado”. El hambre no tiene límites, porque los límites los pone el estómago, la desesperanza, la insolidaridad, la falta de cariño y respeto por aquellos que sufren, la soledad de los desahuciados, el desprecio por los ahorros de las “preferentes”, etc. ¿DÓNDE QUEDO LA ÉTICA? Búsquenla pero no la encontraran, es una rara especie en vía de extinción.

sábado, 15 de junio de 2013

EN MEDIO DE ESTE DESMADRE...

En medio de este desmadre de falta de sentimientos y de corruptelas, donde vemos cada día como salen a la luz los trapicheos políticos, tanto de los evasores fiscales como de los deportistas famosos que han cambiado su nacionalidad hacia paraísos fiscales o han engañado al fisco, como las figura mediáticas Messi, Eto’o, Arantxa Sanchez Vicario, Montserrat Caballé, Pedro Martínez de la Rosa, Fernando Alonso, Carlos Moya, Alex Cirvillé o el exfutbolista Luis Enrique.Y no digamos de los Bárcenas, Clesa, y otros muchos que serían incontables en nuestro país (esta es la verdadera Marca España, por muchos que otros se empeñen en otra cosa). Hace unos días he vuelto de Bruselas y me contaba un eurodiputado que el día que se presento la Marca España, sólo asistieron españoles, y estaba claro, había jamón y buen vino, y además gratis. Según dijo fue un verdadero fracaso el acto. Eso sí, no importa el hambre de nuestros niños.
Además buscamos a un grupo de sabios (“expertos”), para que presenten una propuesta para las jubilaciones, y como sí no hubiera buenos expertos dentro de la misma Administración Pública, nos buscamos a personas relacionadas con actividades privadas en su mayoría, y por lo tanto, puede uno dudar de su imparcialidad. ¿Es que no son capaces de buscar soluciones ellos mismos  en vez de usar una tapadera de este grupo de sabios?
Por eso, ahora es el tiempo de hablar claro y fuerte, dejar que nuestras voces, opiniones y propuestas sean conocidas.
Hoy me ha llegado la noticia de este desmadre (no importa de qué ideología política pertenezca), de que ya es oficial la jubilación de Ernest Benach, de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC). Se jubila a los 51 años con una pensión de 10.000 euros/mes durante 4 años, y después de 7.000 euros/mes hasta que muera.

Ernest Benach, tiene 51 años y ha ejercido el cargo de Presidente del Parlamento catalán desde el 5 de diciembre de 2003, cobrará 104.008,95 euros brutos al año, durante los próximos cuatro años, así como una pensión vitalicia de 78.006,71 euros cuando cumpla los 65 años, según publica el “Diari de Girona”. De acuerdo con la normativa vigente, Benach tiene derecho a percibir, como el resto de los ex presidentes, “por un período equivalente a la mitad del tiempo que ha estado en el cargo, y como mínimo durante una legislatura”, a una asignación mensual 80% al de la
retribución mensual que corresponde al presidente parlamentario.

Después de la rebaja del 15% aplicada este año, el sueldo anual bruto para el  presidente del “Parlament” es de 130.011,189 euros brutos, a pesar de no tener ninguna formación universitaria. Mientras tanto, nuestros investigadores en campos de medicina, bioquímica y ciencia deben salir al extranjero para dejar de ser milieuristas en nuestro país.  

Nuestros Ingenieros, Médicos, Economistas, etc., cotizando durante mas de 40 años (al máximo establecido),  y jubilados con 65 o mas años,…cobran…..2.000 €/mes,…¿es de derecho? Es de vergüenza.

Aquí viene al caso esta fábula: “Había una vez un rey que quería ir de pesca. Llamó a su pronosticador del tiempo y le preguntó el estado del mismo para las próximas horas. Éste lo tranquilizó diciéndole que podía ir tranquilo pues no llovería.

Como la novia del monarca vivía cerca de donde éste iría, se vistió con sus mejores galas. Ya en camino se encontró con un campesino montado en su burro quien al ver al rey le dijo: “Señor es mejor que vuelva pues va a llover muchísimo.”

Por supuesto el rey siguió su camino pensando: “Que sabrá este tipo si tengo un especialista muy bien pagado que me dijo lo contrario. Mejor sigo adelante.”

Y así lo hizo… y, por supuesto llovió torrencialmente. El rey se empapó y la novia se rió de él al verlo en ese estado. Furioso volvió a palacio y despidió a su empleado. Mandó llamar al campesino y le ofreció el puesto pero éste le dijo: “Señor, yo no entiendo nada de eso, pero si las orejas de mi borrico están caídas quiere decir que lloverá”. Entonces el rey contrató al burro. Así comenzó la costumbre de contratar burros como asesores que desde entonces tienen los puestos más remunerados en el gobierno. 

Y por último, traigo el artículo del Público.es de Arturo González: “Si pudiera renunciaría a mi condición de demócrata y condenaría a todos los diputados del Partido Popular a que sus hijos pasaran hambre durante seis meses. Como se sabe y está documentado por UNICEF y Save the children, un buen número de niños españoles de todas las Comunidades pasan hambre porque sus padres no los pueden alimentar. Y el PP, con su mayoría absoluta y en contra de todos los demás grupos parlamentarios, pospuso ayer seis meses un plan urgente contra la pobreza infantil y se han mostrado insensibles al anuncio de que al cierre veraniego de los colegios miles de niños no comerán lo mínimamente necesario.
 Será crítica fácil, barata y sensiblera, pero no hay nada más importante que denunciar la ruindad moral de quienes disponen del dinero de los españoles y lo emplean para otros menesteres distintos a los de combatir el hambre de los niños, que se constituyen así en las primeras y más indefensas víctimas de una sociedad podrida hasta los tuétanos. En medio de la ola de corrupciones que se descubren a diario, en medio de la dureza y amenaza contra pensiones, salarios y desempleados, en medio de la desfachatez ética que prodigan, en medio de tanto despilfarro y sobresueldo encubierto, resulta aterrador que estos macarras de alma jueguen con el hambre. Su condición de personas queda en entredicho, la representación política que ostentan se prostituye, y sus conciencias se convierten en un escorial de miseria mental.
 ¿Qué recuerdos guardarán esos niños cuando crezcan, qué legítimo rencor habrán acumulado, con qué ojos verán el mundo, qué grado de compromiso tendrán con la sociedad que les ha humillado y vejado? Unos gobernantes que no han sido capaces ya no de la justicia sino ni siquiera de la caridad más elemental, que obvian lo primordial. Se ha conseguido frivolizar el hambre, que ya es una palabra cuyo significado ya no nos estremece con su sola pronunciación. En un país con una renta per cápita aún bastante aceptable de 30.400 dólares, que pone de manifiesto la brutal desigualdad económica entre sus habitantes.
 Desde hoy miraré con asco a estos diputados, los consideraré salteadores de los caminos de la razón, no me interesará nada de lo que legislen y digan, no respetaré a quienes les votaron y piensan seguir votándoles.

 El Parlamento se ha convertido, gracias a estos señores, en una casa de lenocinio político, una lonja de intereses espurios, una feria de estafadores morales, una guardería siniestra, un cubo de la basura a donde los niños españoles no pueden acudir a recoger desperdicios, el Museo de los horrores de la ternura y la democracia”.

martes, 4 de junio de 2013

EL COLMO DE LA DESVERGÜENZA DE NUESTROS POLÍTICOS…

Hoy, cuando he leído la noticia en una revista, me sorprendí pues no esperaba este auto del Tribunal Supremo. Siempre he creído que las leyes están para hacer justicia, pero una vez más se comprueba que los poderosos siempre saldrán ganando a costa de los pobres, de los más necesitados. Que con ellos no va la ética ni nada por el estilo.

El Tribunal Supremo no ha admitido la querella criminal presentada por Democracia Real Ya contra Mariano Rajoy y otros 62 diputados que cobran la dieta del Congreso por no residir en Madrid, aunque sí lo hacen en viviendas oficiales o propias. Es unas de tantas formas de arruinar las arcas del Estado.

Mediante un auto, del que el ponente fue Alberto Jorge Barreiro, el Tribunal Supremo estima que “lo relevante a efectos jurídicos es que (….) no cabe colegir que por tener una vivienda o varias en Madrid se esté apoderando con ánimo de lucro del dinero del erario público o destinándolo a un fin diferente al asignado específicamente como Diputado, que serían los supuestos tipificables con arreglo a lo previsto en los artículos 432 y 433 del Código Penal”.

El auto considera que los diputados que se compraron viviendas en Madrid para evitar estancias en hoteles y el caso de uno que donó la dieta a una ONG responden a comportamientos admisibles relativos a la “ética personal” de cada uno, “aspectos en los que la jurisdicción penal es claro que no debe entrar”.

Además de Mariano Rajoy, entre los denunciados estaban los ministros Cristóbal Montoro, Jorge Fernández Díaz, Ana Pastor y Fátima Báñez. Ésta última posee en propiedad seis pisos, dos fincas y un solar en Madrid.

Los diputados por Madrid tienen asignada una indemnización por gastos de alojamiento de 870 euros mensuales y los que representan a circunscripciones que no son la de la capital de España otra de 1.823.


La tristeza que actualmente viven los ciudadanos de nuestro país, roza con la desesperación y la amargura por los políticos que nos gobiernan, que solo miran su ombligo. ¿Qué dirán sus familias, sus hijos y nietos cuando lean la historia y vean la forma de gobernar y de vivir que han tenido sus padres? Que no han sido capaces  de ser solidarios con su pueblo que se muere de hambre y sin hogar. ¿Dónde está la ética personal de la que se arrogan como arma de la solidaridad? Siento vergüenza ajena de que estos “tipejos” que nos gobiernan. Este gobierno empobrecen a la gente para que luego vote por quienes los hundieron en la pobreza. Así de trágica es la vida que se está construyendo con estas actitudes del poder establecido. No hay peor sordo que el que no quiere oír ni peor ciego que el que no quiere ver… (resultan inútiles las razones con que se intenta persuadir al que con tenacidad y malicia no quiere atender a las razones de otro).